Propiedades del jengibre

El jengibre es una raíz aromática de color a que y sabor picante que añade un sabor especial a las comidas y que originalmente provienen de Asia donde se tiende a rayar y espolvorear sobre muchos tipos de platos, frituras asiáticas e incluso frutas y verduras. La raíz de jengibre fresco es muy fácil encontrar hoy en día en cualquier supermercado local.

Siempre que sea posible, se han de elegir un jengibre que sea fresco. El jengibre fresco, no sólo tienen mayor sabor, sino también tienen una mayor concentración de un principio activo llamado “Gingerol”. Asegúrese de que la raíz es firme, suave y no contiene mohos.

Si no lo encuentra fresco, puede tratar de comprarlo en polvo, para lo cual recomendamos que sean de cultivo ecológico, ya que esto siempre da un poquito más de seguridad de que el producto no ha sido contaminado con pesticidas y herbicidas.

Características del jengibre

El jengibre fresco pueden guardarse en la nevera hasta tres semanas si se deja sin pelar. También es posible congelarlo durante un máximo de seis meses. El polvo de jengibre seco, en cambio debe mantenerse en un recipiente de vidrio-, en un lugar fresco oscuro y seco. También es posible guardarlo en la nevera donde puede tener una duración de aproximadamente un año.

Cuando hablamos del jengibre nos referimos al rizoma subterráneo, la raíz de la planta, cuya textura es firme y estriada. La carne de esta raíz tiene un color amarillento, en ocasiones blancuzco e incluso rojo dependiendo de la variedad de jengibre utilizado. La piel que recubre dicha raíz casi siempre es de color marrón y a veces cambia su grosor dependiendo si la planta ha sido cosechada en época madura o joven.

Rizoma del Jengibre

El jengibre se menciona en antiguos textos chinos en los que ya se habla de sus propiedades aromáticas, culinarias y medicinales. Los romanos también importaron el jengibre desde China a la región mediterránea, lo cual la convertía en una especie relativamente cara. Siglos después, los exploradores españoles trataron de introducir el jengibre en zonas como México, las Antillas y otros países de América del Sur. Hoy en día, la mejor calidad de jengibre es aquella que procedente zonas como Jamaica, la india, Indonesia y Australia.

Históricamente el jengibre ha venido siendo utilizado para aliviar distintos síntomas de malestar gastrointestinal. Dentro de la medicina natural, se considera el jengibre como una planta que promueve la eliminación de los gases intestinales, se considera por tanto un excelente carminativo, a la vez que también es un excelente espasmolítico intestinal, lo que quiere decir que relaja y calma el tracto intestinal. Los nuevos estudios científicos actuales determinan que el jengibre, aparte de estas propiedades, posee otras tantas características terapéuticas entre las que se incluyen efectos antioxidantes y una gran capacidad para inhibir la inflamación.

Propiedades de ayuda gastrointestinal y anti mareo:

Los compuestos fenólicos del jengibre son conocidos por sus propiedades para ayudar a aliviar la irritación gastrointestinal, estimulan la saliva, estimulan la producción de bilis y suprimen las contracciones gástricas.

Estudios recientes han determinado que el jengibre ayuda a eliminar los distintos malestares gastrointestinales, a la vez que también resulta un remedio muy eficaz para evitar los mareos y vómitos, náuseas. El jengibre por tanto reduce todos los síntomas asociados con el mareo, las náuseas los vómitos y la sudoración fría.

Gengibre para nauseas y vómitos

Por tanto, el jengibre resulta un remedio muy eficaz para tratar las náuseas y los vómitos durante el embarazo. Un estudio realizado sobre 27 mujeres embarazadas, dictaminó que el jengibre provocó una reducción de la náusea en 19 de las 27 mujeres. Hay que determinar que los embarazos de estas mujeres eran embarazos tempranos con menos de 20 semanas. El jengibre por tanto es extremadamente seguro y sólo se requiere una dosis pequeña, a diferencia de los fármacos anti mareo que pueden causar graves defectos de nacimiento.

Propiedades antiinflamatorias:

El jengibre contiene entre sus distintos principios, betacaroteno, capsaicina, ácido cafeico, curcumina, salicilato, y unos compuestos antiinflamatorios potentes denominados “Gingeroles”. Estas sustancias son las responsables de reducir los niveles de dolor y mejorar la movilidad de aquellas personas que padecen osteoartritis o artritis reumatoide, y que consumen jengibre con regularidad.

Dos estudios clínicos con pacientes que tomaban fármacos habituales, y con pacientes que no los tomaban, concluyeron que el 75% de los pacientes con artritis y el 100% de los pacientes con molestias musculares experimentaban un alivio del dolor o una disminución de la hinchazón.

Consumir regularmente jengibre puede ayudar a reducir la artritis en las rodillas. Otro estudio realizado a 29 pacientes con artritis de rodilla, seis hombres y 23 mujeres con edades comprendidas entre los 42 los 85 años, dictaminó que seis meses después, aquellos pacientes que recibieron el jengibre experimentaron significativamente menos dolor con el movimiento que aquellos que recibieron placebo. Al inicio del tratamiento tenían una puntuación de dolor que se redujo del 76 al 41. En cambio el otro grupo tratado con placebo redujeron su tasa de dolor del número 82 al 80. Por lo tanto el estudio dio por buenos los resultados obtenidos con el grupo que consumió el jengibre.

Alimentos para la artritis

Pero no sólo se redujo el dolor, sino también la hinchazón de su rodillas. La media de la circunferencia de la rodilla de los pacientes se redujo de 43,25 cm hasta 39,36 cm en sólo 12 semanas. Cuando uno de los grupos cambio el jengibre por placebo, la circunferencia de  sus rodillas aumentó, y al llegar la fase final, cuando ambos grupos se les administró el jengibre, la circunferencia media de todos los pacientes se redujo de 38,78 a 36,38 cm.

¿Pero cómo es que el jengibre tiene tanto poder antiinflamatorio? Veamos los siguientes estudios científicos que pueden aclarar nuestras dudas y presentar las posibles razones de esta fantástica propiedad antiinflamatoria del jengibre:

Un estudio publicado en noviembre del año 2003 en la edición de ciencias de la vida, sugiere que por lo menos, una de las razones de los efectos beneficiosos del jengibre es debido a la protección contra los radicales libres que ofrece uno de sus constituyentes, el activo denominado “ 6-Gingerol” que ha demostrado inhibir de manera significativa la producción de óxido nítrico cuya formación es altamente reactiva y forma radicales libres muy perjudiciales.  Otro estudio de laboratorio ensayado en ratones durante cinco días de tratamiento de radiación, demostró que el jengibre era capaz de impedir un aumento de los radicales libres en los lípidos.

Propiedades protectoras contra el cáncer de colon:

Ya hemos hablado del Gingerol, que es un componente activo del jengibre, el cual es el responsable de su sabor, pero también se cree que puede ser responsable de inhibir el crecimiento de las células cancerosas en el colon humano. Para este estudio, se utilizaron varios ratones a los que se les inyectó células cancerosas de color, y a los cuales se les separó en dos grupos. Un grupo fue alimentado especialmente con medio miligramo de gingerol, tres veces a la semana, mientras que el otro grupo no recibió ningún tipo de activo procedente del jengibre. El resultado fue bastante clarificador. Después de dos semanas, los ratones alimentados con el gingerol, tenían la mitad de tumores que el grupo sin tratar. Y en promedio, sus tumores también eran menores. El científico encargado de la investigación señaló: “éstos resultados sugieren que los compuestos del jengibre pueden ser un agente químico preventivo efectivo para los carcinomas colorrectales”.

Propiedades de jengibre para el cáncer de ovario:

Experimentos de laboratorio presentados para la asociación americana contra el cáncer en colaboración con la Universidad de Michigan, mostraron que los gingeroles, y los fitonutrientes activos del jengibre, mata las células del cáncer de ovario mediante la inducción a la “apoptosis”, y autofagocitosis lo que viene siendo la muerte celular programada y autodigestión.

gingerol

El jengibre por tanto demostrado tener propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y también antitumorales. Los científicos creen que el jengibre puede ser beneficioso especialmente a los pacientes con cáncer de ovario, porque las células cancerosas expuestas al jengibre se vuelven resistentes a los efectos cancerosos y se destruyen. Más del 50% de las mujeres que desarrollan cáncer de ovario suelen ser diagnosticadas en etapas ya avanzadas de la enfermedad, en las que el cáncer puede extenderse a otras partes. Por ello resulta especialmente bueno  consumir jengibre de manera habitual para evitar o intentar prevenir este tipo de enfermedades.

Propiedades desintoxicantes del jengibre:

Otra de las propiedades que podemos beneficiarnos al consumir jengibre es la de ayudarnos a promover la sudoración de manera saludable. Sudar resulta bastante útil al menos durante los refugiados y las libres. Sudar puede, no sólo ayudará desintoxicar el cuerpo, sino también combatir las distintas infecciones. Estudios científicos han aislado el gen responsable de combatir las infecciones, denominado “dermicidin”, y lo han localizado en las glándulas sudoríparas del cuerpo. Por lo tanto se considera que el sudor activa estos genes y permite un mayor control  y una mayor protección contra la invasión de distintos microorganismos como las bacterias E-coli, Staphylococcus, cándidas, hongos…

Preparación del jengibre:

El jengibre tiene tal cantidad de principio activo que no hace falta utilizar demasiado producto para obtener sus beneficios. Para prevenir o eliminar las nauseas, puede prepararse un té de jengibre agregando al agua una o dos rodajas finas. Podemos añadir una rodaja de limón para quitar el mal sabor. Para la artritis, algunas personas han encontrado alivio cuando consumen una rebanada fina de jengibre fresco entre los alimentos cocinados, aunque hay que decir que aquellos pacientes que consumían más jengibre también encontraron el alivio de manera más rápida y mejor.

Te de jengibre

El jengibre fresco debe ser pelado y rallado antes de usarse. Podemos quitar la piel al jengibre cuando éste se encuentra de manera fresca y madura. El jengibre, posteriormente puede ser picado en Juliana o rayado. La manera de consumir al jengibre es tan variada como los distintos platos que nos podemos encontrar. Todo dependerá de la inspiración y el gusto del consumidor.

  • Podemos combinar el jengibre con salsa de soja, con aceite de oliva, con ajo…
  • Es posible añadir jengibre y zumo de naranja para realizar un puré de batata.
  • También podemos añadir al jengibre rallado a unas manzanas que posteriormente seremos al horno.
  • Podemos dar sabor a las verduras si le añadimos jengibre fresco picado.
  • Añadir jengibre fresco o seco a los sofritos o salsas caseras.
  • Podemos usar el jengibre fresco o seco para darle vida a cualquier receta del pescado.

Riesgos del jengibre:

El jengibre natural es bastante seguro para la mayoría de personas ya que no se le conocen agentes alergénicos ni posibles efectos secundarios conocidos. Algunas personas pueden presentar ligeros problemas de reflujo ácido. Este tipo de efecto secundario puede variar en función de la marca de jengibre adquirido.

One Response

  1. juan Soto peña marzo 1, 2016

Leave a Reply