La chía es una semilla comestible conocida científicamente como Salvia hispánica, nativa de México y que crece normalmente en condiciones de calor en desiertos y zonas extremas de poca agua y mucho calor.

Veamos las propiedades de las que nos podemos beneficiar si aportamos semillas de chía a nuestra dieta. Veamos los siguientes beneficios pero no hay porqué darle mas importancia al primero o al ultimo. Todas las propiedades de la chía son importantes y no hemos querido destacar una por encima de otra.

.

1 – Bajar de peso y para adelgazar.

Las semillas de chía al entrar en contacto con el agua forma una capa de gel hipocalórica y viscosa, llamado mucilago, que hace que aumente su peso hasta en 7 veces mas que estando la semilla seca que dentro del estomago da la sensación de estar lleno y mantiene la saciedad durante horas.

2 – Regula los niveles de glucosa en sangre.

En casos en los que se ingiere alimentos ricos en almidón o en azucares, los niveles de glucosa pueden aumentar y por ello requiere regularlos para no sentirse cansado y sin energía, ni sufrir depresiones. Mediante las semillas de chía se regula el azúcar y se consigue equilibrar también la energía constante durante todo el día. De nuevo la película de gel formada tiene acción sobre las reacciones de conversión de almidón en azúcar de modo que la conversión se haga de manera constante sin altibajos.

3 – Ayuda a prevenir trastornos intestinales.

Cada vez vivimos en un mundo mas estresante de comidas rápidas en el que resulta muy difícil obtener la fibra suficiente para regular el tracto intestinal. La chía mediante su revestimiento de gel y su riqueza en fibra soluble ayuda a prevenir la formación de divertículos que a la larga pueden ocasionar infecciones y enfermedades en el intestino. Las semillas de chía, ayudan a la digestión, permiten el paso correcto de los alimentos a través de todo el sistema digestivo, desde la boca hasta el ano, manteniendo siempre el colón hidratado. Las semillas de chía suponen la diferencia para curar enfermedades como el colon irritable.

4 – Fuente saludable de omega 3

Y decimos que es una fuente saludable de ácido linoleico (omega 3) porque en el mercado y en la publicidad de las televisiones, se vende el pescado como una fuente saludable de omega 3, cuando lo real es que aparte de los ácidos omega 3, también se injieren los pétales pesados  como el plomo y mercurio que el pez ha absorbido de la polución marina a lo largo de su vida.

Las semillas de chía son una fuente muy rica de este ácido graso y contiene mas cantidad que el salmón. El omega 3 es importante para regular la salud cardiaca, el colesterol y ayuda a perder peso y a prevenir enfermedades como el cáncer y la diabetes.

5 – Sentirse con mas energía durante todo el día gracias a su proteína.

Chía es la palabra que usaban los mayas para denominar a la “fuerza”, con esta definición ya lo decimos todo. Los antiguos pobladores americanos consideraban la chía como un alimento que además sanaba las heridas, ayudaba a curar los ojos y protegía las articulaciones.

Los niveles de energía están íntimamente relacionados con lo que comemos. La chía es una planta que contiene una proteína completa que no necesita combinarse con otros alimentos para obtener el máximo beneficio. Dicha proteína, rica por cierto en lisina, completa junto con las vitaminas, como la vitamina B, minerales, como el calcio, potasio, hierro, zinc o cobre, el gel formado y la propiedad de equilibrar el azúcar en sangre, hace que la chía proporcione un nivel de energía constante a lo largo del día, y a regular el sistema nervioso. Carece de gluten por lo que resulta un alimento ideal para celiacos y personas que tengan intolerancia por el gluten

 6. Hornear con menos grasa.

Para los amantes del horno y de utilizar aceites y mantequillas hipercalóricos para tener pasteles muy ricos pueden sustituir la mitad de la mantequilla por la capa de gel que forma la chía con idénticos resultados. Todo lo necesario es dividir el aceite y la mantequilla por la mitad y usar la misma cantidad de chía. Aparte, los antioxidantes de estas semillas pueden mantener la frescura y  el sabor de la receta por mas tiempo. Resulta ideal en repostería, magdalenas…etc.

7. Los antioxidantes.

Ahora que están tan de moda los antioxidantes y que parecen ser la panacea de todo, que aportan grandes beneficios para la salud, cabe destacar, que las semillas de chía han contado siempre con una gran propiedad antioxidante. Ayuda a eliminar agentes patógenos y virus. No hace falta esperar a la temporada de arándanos o frutas exóticas para prevenir el daño de los radicales libres como resultado de la oxidación celular,  que envejecen y crean problemas de salud inflamando los tejidos. Ahora puedes mantenerte sano por dentro y que se vea por fuera.

Las semillas de chía pueden permanecer frescas durante años gracias a su riqueza en anti-oxidantes, cosa que no sucede en otras semillas similares como el lino o el sésamo.

8. Adiós a los antojos.

En ocasiones, cuando carecemos por déficit de algún nutriente o de alguna vitamina, estamos inquietos y como con ansia de comer algo y no sabemos muy bien porque. Nos entran antojos por comer cosas como queso, helado, patatas fritas, buscando algún mineral que nos falta. En el caso de la chía, proporcionamos a nuestro cuerpo un calcio mejor que el de la leche entera (hasta 5 veces mas), fosforo, potasio, hierro, zinc, magnesio, boro, cobre…etc. y de esta manera, el cuerpo al no sentir las carencias abandona la idea de comer ningún extra y los antojos absurdos desaparecen.

9.  Ahorrar dinero.

Si comemos menos, ahorraremos dinero. Si no tomamos pastillas para adelgazar o para suplementarnos de vitaminas o ácidos omega 3, ahorramos dinero. Si saciamos la ansiedad, no engordamos y ahorramos dinero…

Alado de todos estos gastos, las semillas de chía resultan baratas, y ya puestos a gastar, mejor que sean semillas ecológicas, sin pesticidas, que aporten el máximo de beneficio y salud a nuestro cuerpo, quizás cuestan mas, pero a la larga salimos ganando.

10. Baja el colesterol y ayuda al sistema cardio-vascular

Las semillas de chía ayudan a reducir el colesterol en sangre, bajan el malo, suben el colesterol bueno y dificultan la absorción de grasas, por lo que siempre es recomendable para personas obesas y con problemas de colesterol. Por todo ello, podemos decir que tiene una propiedad cardio-saludable y ayuda a cuidar tu corazón. Igualmente se sabe que beneficia a personas con problemas relacionados con la circulación sanguínea

11. Propiedades depurativas.

Al tratarse de un alimento depurativo, es posible eliminar líquidos y toxinas disueltas por lo que puede considerarse a las semillas de chía como un potente alimento de propiedades depurativas.

12 – Como bebida refrescante.

Al igual que ocurre con las semillas del alpiste, es posible fabricar una bebida con alto poder refrescante y que puede usarse como complemento en batidos o jugos de vegetales. Muchas personas prefieren mezclar el alpiste con las semillas de chía para fabricarse una leche vegetal muy beneficiosa y aprovecharse así de todas su propiedades curativas.

13 – Alivia el picor de la piel.

Investigadores coreanos demostraron que la chía alivia el malestar de piel tal como el eczema, el prurito xerótico y también que resulta beneficioso para la hidratación de la piel.

Veamos un vídeo que habla sobre la chía:

Otras propiedades en las que destaca son:

-  Anticoagulante de plaquetas.

- Antinflamatorio

- No tiene sabor ni olor.

- Bajo contenido en sodio

-  Anticancerígeno

- Antiviral

- Laxante

- Baja la tensión arterial

- Estimula el sistema inmunológico

- Ayuda a combatir la depresión, es apto para enfermos celiacos ya que no contiene gluten, ayuda a relajar el sistema nervioso y combatir el estrés, reduce los riesgos de enfermedades cardiacas y resulta útil en casos de diabetes, obesidad, tumores, artritis, asma, soriasis, anemias, lactancias, embarazos y debilidad en general.

- 7 veces mas omega-3 que el salmón, el doble de fibra que un cereal habitual, 5 veces mas calcio y ocho veces mas fosforo que la leche de vaca, 14 veces mas magnesio que el brócoli, el doble de potasio que los plátanos, 4 veces mas hierro que la espinaca y aporta los 8 aminoacidos esenciales para toda dieta, entre ellos, la lisina que es el aminoácido que mas suele faltar en las dietas vegetarianas.

La chía se trata por tanto de un superalimento gracias a su contenido en nutrientes, lo que hace que sea consumido por todo el mundo y que su fama cada día vaya mas y mas en  aumento.

Para consumir la chía podemos colocar 3 o 4 cucharadas en un vaso con agua, zumo, leche o la bebida que queramos, remover bien y esperar media hora para que el mucilago gelatinoso aparezca. Lo mas probable es que se forme un gel viscoso y duro que podemos añadir a nuestra bebida favorita, untar con tostadas, añadir a la mantequilla, a cremas, panes, barritas energéticas…etc. Y para la obtención del máximo beneficio se recomienda no añadir azúcar ni calentarla por encima de 40 grados pues podría perder gran parte de su valor nutritivo.